Gracias por todo, valiente Gio Infante

diario GESTIÓN,  6 de diciembre de 2019

Dilemas del cambio climático

Publicado: 2019-12-06

Se discute en Madrid—en el marco de la COP25— los efectos del cambio climático con la mirada puesta en los riesgos inminentes de que el planeta alcance pronto el punto de no retorno. El secretario general de las Naciones Unidas —el portugués Antonio Guterres— en una manifestación de su profundo sentido de frustración le ha reclamado a los países emisores “la ambición política que pide la gente” para “detener el cambio climático, terminar con los subsidios a los combustibles fósiles y llegar a un consenso en torno al precio del carbono” para así evitar un desastre que ponga en peligro el planeta Tierra. Y es que —a pesar de los avances, de los acuerdos de Kioto y París— seguimos actuando como si no pasara nada. 

En particular, los grandes  culpables de la contaminación ambiental en el mundo —comenzando por el país contaminador numero 1: China— miran a los costados y tratan de pasar desapercibidos, mientras que países como Nigeria, Haití, Yemen, Filipinas o Mozambique sufren los embates mas duros del cambio climático. Como lo ha reconocido estos días el señor Guterres: “algunas de las naciones mas vulnerables están a la vanguardia de la lucha contra el cambio climático”. Admirable hecho, especialmente porque las naciones más vulnerables son también las más pobres del planeta. Pero el liderazgo de las naciones más vulnerables, además de pírrico, esconde una situación de profunda injusticia: se trata de uno de los pocos casos de “externalidad negativa” en el que las víctimas luchan por revertir la situación que dio origen al daño. 

Mientras tanto, en el Perú, el discurso ambientalista repite el mantra de no contaminación —a pesar de que como país nuestra contribución al desastre ecológico, en términos comparativos, es mínimo— y no pone el énfasis necesario y los recursos para la tan necesaria preparación y prevención en vista de que — según todos los modelos de estimación de los efectos del cambio climático— el Perú figura también entre los países más expuestos del mundo. 

De hecho, según el “ranking” de Resistencia Climática preparado por la Universidad de Notre Dame —el cual mide de manera simultanea el grado de vulnerabilidad de un país al cambio climático y el grado de preparación para enfrentarlo— de 181 países, el Perú ocupa el puesto 85, superado largamente en América Latina por Chile (puesto 30), Uruguay (52), Costa Rica (66), México (68), Colombia (72), Brasil (75), Panamá (77) y Argentina (también puesto 85). 

Para todo efecto práctico, el cambio climático constituye, entonces, uno de esos riesgos que sabemos que existen pero que no sabemos a ciencia cierta cuán rápidamente o con qué nivel de gravedad se están dando. Lo preocupante es que la respuesta lógica a este tipo de riesgos es la prevención o anticipación estratégica, algo que brilla por su ausencia en el tema del cambio climático, como lo demuestra nuestra pobre posición en el ranking de la Universidad de Notre Dame. 

Urge por ello cambiar el  discurso: poner énfasis en la preparación y mitigación del cambio climático, identificando con claridad las regiones del país y las actividades económicas más expuestas, para luego comenzar con la urgente necesidad de dotar la infraestructura de dichas regiones y las relacionadas con los sectores económicos en riesgo de la necesaria “resiliencia” (o resistencia) al cambio climático. La tan postergada reconstrucción del norte constituye todavía una excelente oportunidad para reconstruir o construir infraestructura “resistente”. 

Dos temas adicionales en  un enfoque que enfatice la prevención son impulsar la diversificación productiva regional —tema particularmente sensible en la agroindustria costera— y crear un fondo de contingencia al cambio climático, o por lo menos tener listos mecanismos de financiamiento en caso el cambio climático ocurra antes de lo esperado. Ideas, ideas, ideas… pero dirigidas a la acción y a la prevención.


Escrito por


Publicado en

Economía Imperfecta

Otro sitio más de Lamula.pe