quieren blindar a corruptos

DIARIO GESTIÓN, 17 de agosto del 2018

Conectividad: problema y posibilidad

“Este déficit en infraestructura de comunicación por aire, mar y tierra tiene un impacto directo sobre la productividad”.

Carlos Anderson

Publicado: 2018-08-16


El territorio del Perú  no solo es ancho y ajeno. Es–además–enorme y distante. Pero, sobre todo, inconexo. 

Si bien hace tiempo ya que se ha demostrado que la geografía no es destino, es decir, que ella no nos condena necesariamente al fracaso y al subdesarrollo, no es menos cierto que una geografía enorme, agreste e inconexa como la que tiene nuestro país, constituye una rémora que hace más difícil alcanzar el tan ansiado desarrollo económico. Difícil –mas no imposible–. La diferencia entre difícil e imposible tiene nombre: conectividad. Y en nuestro caso, tiene nombre y apellido: conectividad aérea.

Para mejor entender la relación entre la conectividad y el desarrollo económico, es necesario tener conciencia de la enormidad del problema. El Perú, con una superficie territorial de 1’285,216 kilómetros cuadrados es 2 veces más grande que Francia, 5 veces más grande que el Reino Unido, 18 veces más grande que Irlanda, o ligeramente más grande que la suma de los territorios de España, Alemania, Italia y Portugal juntos. Es decir, tenemos un territorio enorme, lleno de discontinuidades geográficas, signadas por cordilleras y sistemas montañosos, ríos caudalosos, multitudes de microclimas, y poblaciones  que por cosas del destino y de nuestra historia se encuentran diseminada en pequeñas “islas” sobre tierra firme –con la gigante excepción de Lima–, que concentra un tercio de la población del país. 

Estas características han limitado la creación de mercados nacionales integrados –desde un punto de vista de demanda– y han hecho difícil desarrollar y explotar economías de escala, desde un punto de vista productivo. Es más, la inexistencia de vías de comunicación transversales que conecten la costa con la sierra y esta con la selva ha limitado también la integración de las economías del interior del país con los mercados internacionales. Cualquier comparación con nuestros países vecinos y/o con países de otras geografías, pero con similar nivel de ingreso, revela de inmediato nuestras carencias en materia de infraestructura carretera, portuaria y aeroportuaria. 

Este déficit en infraestructura  de comunicación por aire, mar y tierra tiene un impactodirecto sobre la productividad y, por ende, sobrenuestra capacidad para competir en la arena internacional. Su solución es por ello un tema de vida o muerte para el crecimiento sostenido de la economía nacional, y debería ser así entendido por quienes manejan el destino económico del país. Con un sentido claro de urgencia. 

En este sentido, resulta clave establecer prioridades, poniendo énfasis en el desarrollo de la conectividad aérea por su potencial para dar un impulso inmediato a nuestra industria con mayor potencial de futuro: el turismo. En efecto. El acervo cultural, arqueológico, gastronómico y de enorme belleza paisajista del país permanece subexplotado. Los 4 millones de turistas que supuestamente ingresan al Perú cada año son notablemente insuficientes para el enorme potencial turístico del país. Machu Picchu no es el Perú y todos los caminos no tienen por qué conducir a Lima, como sucede en la actualidad. Pero hace falta hoteles, carreteras, personal capacitado, desarrollo de nuevos circuitos turísticos, pero sobre todo “conectividad aérea”. 

La llegada de nuevas aerolíneas,  sobre todo las de bajo costo, es bienvenida, perocon un grado máximo de ansiedad. El aeropuerto Jorge Chávez muestra ya su insuficiencia, y el fracaso llamado Chinchero nos recuerda la necesidad de desarrollar en paralelo la aviación general, comenzando por facilitar la construcción de aeródromos privados que puedan servir como aeropuertos alternos, escuelas de pilotos, talleres especializados y la libre provisión de gasolina para aviones. La urgencia está en maximizar la conectividad, que en nuestro caso significa impulsar la conectividad aérea para así viajar “Arriba, siempre arriba, hasta las estrellas”.


Escrito por


Publicado en

Economía Imperfecta

Otro sitio más de Lamula.pe