habla en su lengua

diario gestión, 24 de julio del 2017

Los próximos cuatro años

EL MINISTRO DE ECONOMÍA Y FINANZAS Y PRIMER MINISTRO, FERNANDO ZAVALA, HA DECLARADO QUE GRACIAS AL IMPULSO FISCAL PARA LA RECONSTRUCCIÓN, EL PBI CRECERÁ A UNA TASA DE 2.5% EN EL 2017 Y DE ALLÍ EN ADELANTE LO HARÁ A UNA TASA DE 3.6%, DE ACUERDO CON NUESTRA “TASA DE CRECIMIENTO POTENCIAL”.

Impulsada por la recuperación del comercio internacional y la mayor producción manufacturera en economías claves como Alemania, China, Japón y el propio Estados Unidos, esta vez el crecimiento de la economía mundial es además “armónico”.

Carlos Anderson

Publicado: 2017-07-24

El ministro de Economía y Finanzas y primer ministro, Fernando Zavala, ha declarado que gracias al impulso fiscal para la reconstrucción, el PBI crecerá a una tasa de 2.5% en el 2017 y de allí en adelante lo hará a una tasa de 3.6%, de acuerdo con nuestra “tasa de crecimiento potencial”. 

Impulsada por la recuperación del comercio internacional y la mayor producción manufacturera en economías claves como Alemania, China, Japón y el propio Estados Unidos, esta vez el crecimiento de la economía mundial es además “armónico”.

Hace unos días, el  presidente Pedro Pablo Kuczynski hizo un balance de su primer año al mando de los destinos de la Nación. Expresó su frustración por el tema de Chinchero, y lamentó los efectos negativos de Lava Jato y el Niño costero sobre la economía nacional. Reconoció que se debió haber hecho más y mejor.

Prometió que las cosas van a cambiar y que “la Revolución Social” sí se va a dar. En ningún momento hizo alusión al estado de la economía internacional.

Hizo bien el presidente Kuczynski. Y es que “el entorno internacional” esta vez no es de crisis. Las razones detrás de la evaporación del optimismo, de la desconfianza de empresarios y consumidores, de la continua caída de la inversión pública y privada, del colapso de sectores clave como son la industria manufacturera y la construcción, y de la caída estrepitosa de la recaudación tributaria (como porcentaje del PBI) tienen un sello principalmente doméstico.

Entorno internacional

La economía internacional experimenta en estos momentos una “frágil recuperación”. Una década después de la debacle del banco Lehman Brothers y de la consiguiente crisis económica internacional, el mundo comienza a crecer casi a su ritmo “normal”. Impulsada por la recuperación del comercio internacional—tan amenazado por los “Nuevos Proteccionistas” a lo Donald Trump—y la mayor producción manufacturera en economías clave como Alemania, China, Japón y el propio Estados Unidos, esta vez el crecimiento de la economía mundial es además “armónico”

Para este 2017, el Banco Mundial (“Global Economic Prospects/June 2017”) estima un ritmo de crecimiento del PBI mundial de 2.7% y para el periodo 2018-2019, una tasa de crecimiento de 2.9%. Para efectos comparativos del Perú, más importante resulta saber qué ritmo de crecimiento se espera para los así llamados “Países Emergentes y Economías en Desarrollo”. El Banco Mundial nos avisa: 4.1% en 2017 y 4.5% en 2018 y 4.7% en 2019. 

Para nuestro entorno geográfico más próximo —el barrio latinoamericano— el Banco Mundial pronostica un tímido retorno del crecimiento: 0.8% en 2017, 2.1% en 2018 y 2.5% en 2019. Pero, ¡cuidado! Las cifras agregadas de crecimiento de América Latina tienen un doble problema: la crisis de no crecimiento del Brasil —que solito significa poco más del 40% del PBI latinoamericano— y la hecatombe económica del hermano país de Venezuela: -3.9% en 2014, -8.2% en 2015, -12% en 2016, -7.7% esperado en 2017.

Perspectivas económicas del Perú

En el caso específico del Perú, el informe del Banco Mundial estima una tasa de crecimiento del PBI de 2.8% en 2017, 3.8% el próximo año y 3.6% en 2019. De esta forma, el Banco Mundial se sitúa firmemente dentro de lo que pareciera ser un “consenso” acerca de las expectativas de crecimiento de la economía del Perú para los próximos años. El Fondo Monetario Internacional (FMI), en su IMF Country Report N°17/166 del pasado mes de junio, apenas difiere de lo señalado en el informe del Banco Mundial: 2.7% en 2017 y también 3.8% en 2018. 

Los bancos internacionales coinciden en la dirección de los pronósticos: corrección a la baja este año y la esperanza de que las cosas mejoren el próximo. El BBVA, por ejemplo, acaba de ajustar su expectativa de crecimiento a 2.2% en 2017 y 3.9% en 2018, a pesar de incluir en su pronóstico el impulso al crecimiento de la Reconstrucción con Cambios y las obras necesarias para la feliz realización de los Juegos Panamericanos.

El Credit Suisse, por su parte, espera que la economía peruana se expanda a un ritmo de 2.6% este año y alcance una tasa de crecimiento de 4.3% en 2018. El HSBC pronostica un crecimiento de 2.7% y 4.7% en 2017 y 2018, respectivamente. El Banco Central de Reserva del Perú también ha ajustado sus pronósticos a 2.8% y 4.2%. El ministro de Economía y Finanzas y primer ministro, Fernando Zavala, ha declarado que gracias al impulso fiscal para la reconstrucción, el PBI crecerá a una tasa de 2.5% en 2017 y de allí en adelante lo hará a una tasa de 3.6%, de acuerdo con nuestra “tasa de crecimiento potencial”.

Gran reto: elevar la PTF

El crecimiento potencial del Perú —la tasa a la que debería crecer el PBI si se utilizaran de manera normal todos los factores productivos de la economía: stock de capital, mano de obra y tecnología— se expandió a un ritmo promedio de 5.7% en el periodo 2001-2008. Después del shock del 2008, el estimado bajó a 5%. Hoy, el consenso es que no supera el 3.7%. 

Pero, pronóstico no es destino. Como a principios de los 90 o después del 2001, el Perú puede —debe— impulsar el ritmo de crecimiento de la economía de corto y largo plazo. Para ello, es necesario trabajar sobre cada uno de los aspectos que conforman la “productividad total de los factores” (PTF), poniendo el énfasis en la gestión de corto plazo sin descuidar el largo plazo. De lo contrario, los pronósticos de crecimiento serán tan solo eso: pronósticos. Y ya sabemos que los pronósticos tienen una rara afición a ser corregidos a la baja.


Escrito por


Publicado en

Economía Imperfecta

Otro sitio más de Lamula.pe