habla en su lengua

Gestión, 30 de Junio del 2017

Fernando Zavala: El ministro orquesta

“Sin instituciones fuertes, el desarrollo económico del país seguirá estando sometido a los vaivenes de la economía internacional, a la vanidad de los políticos y a la tiranía de la gestión de corto plazo”.

Carlos Anderson

Publicado: 2017-06-30


Destrabar inversiones, impulsar la inversión pública, revivir la confianza de empresarios y consumidores--con el fin último de dar un impulso a la inversión y el consumo privado, y por ende a la tasa de crecimiento económico del país--son algunas de las tareas que el nuevo Ministro de Economía y Finanzas, Sr. Fernando Zavala, deberá acometer con suprema urgencia. No olvidemos que cada punto del PBI que dejamos de crecer representa aproximadamente dos mil millones de dólares.

De igual manera, el Primer Ministro--también de nombre Fernando Zavala--oh, Coincidencia¡--tiene como tarea urgente perfeccionar la maquinaria que desde la PCM está supuestamente diseñada para permitirle al Presidente Kuczynski ejercer las funciones gerenciales del conjunto del sector público. Y como tarea todavía más urgente, construir un verdadero liderazgo y contribuir de manera decidida a "remediar los conflictos políticos", responsabilidades que--a la luz de los muchos desencuentros entre el Ejecutivo y la oposición en el Congreso--el actual Primer Ministro viene cumpliendo con notables deficiencias.

Hasta aquí, no hemos hecho sino describir el agua. Debajo de ella, hay un tema más de fondo, del tipo de problema que determina nuestra tasa de crecimiento de largo plazo: la creación y/o fortalecimiento de instituciones. Las reformas de inicios de los 90s supusieron la eliminación de numerosas instituciones del Estado, a la vez que se comenzó a construir una "nueva institucionalidad" anclada firmemente en el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) y una serie de instituciones satélites como la SUNAT y PROINVERSION.

Paradójicamente, el éxito económico en materia de crecimiento, baja inflación y modernización del aparato productivo le dio al MEF tal poder institucional que terminó por opacar o limitar el empoderamiento de otras instituciones teóricamente claves como por ejemplo la PCM o alguno de los 19 "organismos públicos descentralizados" (OPDs) que ella dirige como por ejemplo el CEPLAN. Sin instituciones fuertes, el desarrollo económico del país seguirá estando sometido a los vaivenes de la economía internacional, a la vanidad de los políticos y a la tiranía de la gestión de corto plazo.

Algunos dirán que el tema está sobre estudiado. Y tienen razón, pero si por alguna casualidad necesitan un breve resumen de los costos y beneficios de una débil institucionalidad con referencia explícita al caso peruano, aquí les va una recomendación: El 2011, el Banco Mundial dio a conocer un informe llamado "Perú en el Umbral de una Nueva Era: Lecciones y desafíos para consolidar el crecimiento económico y un desarrollo más incluyente". Se trata de un verdadero vademécum de análisis y recomendaciones de políticas públicas--de carácter económico, social e institucional--que a pesar del tiempo transcurrido--tiene aún, lamentablemente, gran relevancia, en vista del fracaso que significó el gobierno del Presidente Humala.

De hecho, le recomiendo al Presidente Pedro Pablo Kuzcynski y a cada uno de sus ministros que lean con atención sus dos volúmenes, o como mínimo el resumen ejecutivo. Al Sr. Fernando Zavala--por su doble rol como Ministro de Economía y Finanzas y Primer Ministro--le recomiendo centrarse en el Capítulo II del Volumen I titulado "Gobernabilidad en el Perú: Coordinación y Rendición de Cuentas en un Estado Descentralizado". De su puesta en marcha depende con cuanta armonía el Sr Zavala logre interpretar la sinfonía que el Perú necesita escuchar.


Escrito por


Publicado en

Economía Imperfecta

Otro sitio más de Lamula.pe