prefiere pisco peruano

gestión,  viernes 10 de marzo del 2017

El milagro de Odebrecht

"El milagro de Odebrecht ha sido abrir la puerta para que se ponga en marcha una serie de mejoras al esquema de APP. Falta agregarle la voluntad por construir institucionalidad en el Estado más allá de la que goza el MEF”.

Carlos Anderson

Publicado: 2017-03-10

Dicen que no hay mal que por bien no venga. Por lo menos, este parece ser el caso del escándalo de corrupción Lava Carros (“Lava Jato” en portugués del Brasil) y del escándalo aún mayor de las coimas de Odebrecht y del resto de compañías constructoras brasileñas. Como subproductos derivados de estos escándalos de corrupción, los peruanos exhibimos ahora una actitud renovada de hartazgo hecha carne en la Ley de Imprescriptibilidad de los Delitos en la función pública.

Tenemos también una actitud más diligente y dedicada de fiscalías y procuradurías, una actitud más crítica y vigilante por parte de los medios de comunicación, y -he aquí el milagro de Odebrecht- hasta un cierto mea culpa por parte de la tecnocracia instalada en el MEF y en ProInversión que –finalmente– reconoce que el modelo de APP que ha imperado hasta ahora debe ser modificado profundamente.

Gracias a la asistencia técnica de expertos en la materia, como los del Infrastructure and Projects Authority de Gran Bretaña, por fin tendremos en el Perú, una vez que se publique el reglamento del DL 1251, un esquema de asociaciones público-privadas (APP) que guarde similitud con las APP mejor estructuradas de otras partes del mundo. En efecto, el DL 1251 trae como novedad – entre otros muchos aspectos más bien básicos– la necesidad de enmarcar las APP dentro de un gran Plan Nacional de Infraestructura (PNI), como los que existen en Gran Bretaña, Australia, Canadá y Nueva Zelanda, “que justamente son los lugares donde han funcionado mejor las APP” (Entrevista a Álvaro Quijandría, director ejecutivo de ProInversión. Gestión 07.03.2017).

¿Y quién ha de elaborar dicho plan? ¿Qué institución tiene como su razón de ser la elaboración de planes de desarrollo? Preguntado Quijandría, responde: “El MEF ya está formando un equipo para elaborar el documento del Plan Nacional de Infraestructura”. ¿Perdón? ¿El MEF? ¿No existe acaso en la estructura burocrática del Estado peruano un Centro Nacional de Planeamiento Estratégico (Ceplan)? ¿No es esta la entidad que debería comandar la elaboración –de forma consensuada y participativa, con visión de futuro y un claro sentido nacional– del Plan Nacional de Infraestructura?

Vuelvo a preguntar, esta vez específicamente por el papel del Ceplan. Quijandría responde: “La manera (como) funciona en países como Reino Unido o Nueva Zelanda, es que se involucra a los centros de planeamiento, por lo que ‘en algún momento’ participará el Ceplan”. Es decir, sí pero no o todavía no. El Ceplan, entidad que tuve el privilegio de presidir entre marzo del 2013 y abril del 2015, tiene –o debería tener– más que suficiente capacidad para conducir un proceso de esta naturaleza, sin los sesgos cortoplacistas del MEF (¿un PNI con un horizonte de tiempo de tres años? ¡Por favor!) y con un entendimiento más fino de lo que significa un “plan nacional de infraestructura” más allá de una lista –priorizada o no– de proyectos de infraestructura sin un claro propósito de transformación nacional. 

Para terminar de echarle sal a la herida, al momento de describir la nueva conformación del consejo directivo de ProInversión –antes compuesto por cinco ministros– y a partir de ahora por tres ministros y tres directores independientes, se desaprovecha la oportunidad para darle un asiento y una voz al presidente del consejo directivo del Ceplan, el cual podría jugar un papel fundamental en asegurar que “exista un balance al momento de hacer las consideraciones sobre los proyectos, que vayan más allá de cuestiones políticas”, como lo desea Quijandría. El milagro de Odebrecht ha sido abrir la puerta para que se ponga en marcha una serie de mejoras al esquema de APP. Falta agregarle la voluntad por construir institucionalidad en el Estado más allá de la que goza el MEF.


Escrito por


Publicado en

Economía Imperfecta

Otro sitio más de Lamula.pe